You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

EL JESUSITO DE BEBÉ LOGRA VESTIR DE ANGELITOS A NUESTROS RETOÑOS

EL JESUSITO DE BEBÉ LOGRA VESTIR DE ANGELITOS A NUESTROS RETOÑOS

   Hola mamis.

  Quizás porque a todas las mamás nos gusta llevar a nuestros bebés como a angelitos, con ese aire adorable de inocencia que solo los bebés pueden mantener, quizás porque el propio diminutivo subraya esa inocencia, el término Jesusito nace para dar respuesta a ese tipo de vestidito corto, de máxima comodidad y funcionalidad, que, acompañado de una braguita  cubrepañal, se adapta a su cuerpecito desde los primeros meses, con diferentes posibilidades de uso…¿Queréis saber qué posibilidades son estas?

UNA PRENDA POLIFACÉTICA DONDE LAS HAYA…

  En FORTUNITAS estamos convencidos de que el jesusito es una prenda ideal para bebés, niños o niñas recién nacidos y, a partir de los tres o cuatro meses, puede ir sustituyendo a cómodos peleles y ranitas, pero, al disponer de dos piezas, permite la posibilidad de “ir creciendo” con el bebé. ¿Cómo es eso?, os preguntaréis.

Pues bien, hay prendas, como las ranitas, que son muy cómodas de llevar, pero permiten muchas menos “puestas”, porque se van quedando pequeñas conforme va creciendo el niño o la niña; sin embargo, el jesusito se puede usar a los pocos meses de nacer el bebé, a modo de faldón con cuerpo, al que puede incorporársele, en temporada otoño-invierno, un jersey debajo, y sobre el body, dejando ver las mangas, y unas polainas; en primavera, el Jesusito puede realizar esta misma función, pero añadiendo una rebequita corta para tapar los delicados bracitos de nuestro bebé.

  Con el paso del tiempo, el jesusito, además, se puede convertir en ese vestidito corto (para cuyo objetivo fue creado), hasta pasados varios meses, bien directamente sobre el body, en primavera y verano, bien permitiendo, asimismo, la superposición de suaves chaquetitas cortas a conjunto, incluso rematadas en volantitos.

>> Ver ropa infantil de temporada 

  Asimismo, el hecho de que este vestidito corto deje entrever, en temporada de primavera-verano, la braguita cubrepañal, generalmente engomada y con cómoda abertura con suaves corchetes y fruncida en la ingle, le da a nuestros pequeños regordetes ese aire de angelotes buenos pero de andares pizpiretos, que son capaces como nadie de mover con gracia el culito en sus primeros gateos…así están para comérselos a besos o darle un buen repizco en esos muslos regordetes…¡Cuántas veces lo habremos pensado! ¿verdad?

  TODAS LAS POSIBILIDADES DE TEXTURAS, CORTES Y TELAS EN UNA SOLA PRENDA,

  Otra ventaja que tienen los jesusitos es, precisamente, la de las posibilidades que ofrece, especialmente en cortes, telas y distintos modos de confección. En general, predomina el aspecto acampanado del vestidito, con corte al bies, y sin mangas, pero con detalles de distinto tipo, que pueden introducirse en el corte o en la confección: jesusitos con pequeños lazos superpuestos, acabados en gráciles volantitos, a conjunto con los de la braguita, confeccionados con fruncidos, pequeñas jaretas, entredoses o pasacintas, en vertical u horizontal,  con pequeños bordados, e incluso con encajes de bolillos o similares, dependiendo de las ocasiones en las que se ha de lucir, los gustos o el presupuesto de que se dispone.

  Respecto a las telas, la más socorrida y elegante para este tipo de prenda es, a nuestro juicio, el piqué. Suave al tacto y de aspecto pulcro, este tejido permite una textura de fácil conservación, pues, por su composición, es imposible que contenga las odiadas “bolitas” que algunos tejidos de mala calidad producen, a la vez que no requiere de mucha plancha, que digamos.

Tejidos más veraniegos son, dentro de los más “ponibles”, la viyela, lisa, estampada o de cuadros combinados, e incluso el plumeti, tela de pequeños topitos, ideal para ver en nuestra niña a una incipiente princesita de cuento; para fechas especiales, además del socorrido piqué, podemos elegir jesusitos de batista (con su correspondiente entredós) o de organza, siempre en tonos suaves: azul y rosa claritos, beige o blanco, roto o luminoso. Además de la obligada braguita a juego, algunos modelos disponen de capota, también a juego, la cual completa la imagen adorable que queremos transmitir, en este caso de nuestra pequeña, la misma que sus papis y demás familiares tenemos de ella.

  HOY EN DÍA SIEMPRE HAY UN JESUSITO PARA OCASIÓN

 ¿Y dónde quedan aquellos tradicionales y largos faldones de nuestros abuelos? Os preguntaréis… En los últimos años, hemos observando la tendencia, cada vez mayor, de sustituir el clásico faldón largo por un elegante Jesusito para las ocasiones importantes, especialmente para los bautizos, si no eres de los nostálgicos y prefieres ver a tu angelito vestido de faldón largo, como a ti te vistieron en su día…

Pero vestirlos de angelitos no es una mala alternativa…¿no creéis?...quizás esta imagen que nos transmiten los bebés envueltos en jesusitos fue el origen que llevó a diseñar esta prenda tan bien aceptada en los últimos años…¡Quién sabe…!

  Para acontecimientos menos importantes y para la vida cotidiana, además de una alternativa a las ranitas, los jesusitos son también una buena elección, junto a los pequeños vestidos de vuelo, conjuntitos de camisa y culetín, a los que no tienen por qué sustituir sino con los que puede alternar.

La gran diferencia del jesusito será, además de la posibilidad -ya nombrada- de usarse durante más meses, la de tener una prenda que, sin ser necesariamente exclusiva para un día, pues el mismo jesusito puede hacer el doble papel de dar protagonismo a nuestro bebé en su bautizo, o en su presentación al mundo, a la vez que ser usada en otras situaciones, pues suelen ser prendas muy finas y discretas que se adaptan a todas las ocasiones.

  “Jesusito de mi vida”, como reza la oración, en ese caso, aplicable a una prenda excepcional, cada vez más conocida y usada por estos pequeños y pequeñas  que queremos llevar a la última, sin perder la imagen de una candidez que desborda, pues, no en vano, si hay una época en que nuestro retoño es más angelito que nunca, esta es la del bebé que tiene intacta su inocencia…y ahí está el jesusito para atestiguarla, una prenda de muchos usos pero de una sola época: la del bebé que crece ante nuestros ojos y que dejará de serlo cuando se convierta en niño o niña…mientras tanto, disfrutemos de estos querubines…

>> Ver ropa de bebe 

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código