You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

TIPS PARA VESTIR A NUESTRO BEBÉ EN LAS DISTINTAS ESTACIONES

TIPS PARA VESTIR A NUESTRO BEBÉ EN LAS DISTINTAS ESTACIONES

  Hola mamis:

 ¿Cuándo se produce el paso de bebé a niño? os habréis preguntado en alguna ocasión. Pues bien, esta es la respuesta: según psicólogos y pediatras, a pesar de que no hay un momento exacto para delimitar el paso de bebé a niño, pues depende del desarrollo del pequeño y de los logros alcanzados, en general, se considera el primer año como el momento en que se produce el cambio, pues suele coincidir con una menor dependencia del pequeño, que por esta época ya comienza a dar sus primeros pasos.

   En el momento de vestir a nuestros bebés durante este primer año, es muy importante que tengamos en cuenta varios condicionantes, entre los cuales hay que destacar la función de cada una de las prendas con que vamos a vestirlos, las características y el cuidado de estas, los tipos de tela para cada ocasión y la mejor prenda para el momento y lugar; no olvidemos que el bebé es más frágil y dependiente, por lo que acusa mucho más cualquier cambio del entorno, por lo que vamos a intentar ayudaros con 3 TIPS PARA PODER VESTIR AL BEBÉ, teniendo en cuenta los condicionantes anteriores:

1- EL TÉRMINO MEDIO EN EL VESTIR ES LA MEJOR FORMA DE REGULAR LA TEMPERATURA EN NUESTRO BEBÉ SI TODAVÍA ES UN RECIÉN NACIDO.

  ¿Cuántas veces nos hemos planteado si poner al bebé recién nacido la misma ropa para salir o para quedarnos en casa? Generalmente, si estamos en el segundo caso, como a los bebés menores de tres meses, debido a lo poco que se mueven y su fisiología con poca grasa, les cuesta regular su temperatura corporal más que al resto de niños o niñas, por ello han de ir un poco más abrigaditos que los demás. ¿Qué hacemos en cada caso?, os preguntaréis…

  Hemos de prever, pues, si el bebé se va a quedar en casa, en cuyo caso hay preciosos peleles de otoño-invierno o bodiesy conjuntitos de primavera-verano con los que podremos tenerlos en casa, a veces envueltos, además, en ligeros arrullos si es temporada cálida o suaves mantitas de bebé, sin prescindir de calcetines y/o polainas para evitar que se enfríe “por los pies”, como dice la sabiduría popular, que en este caso no se equivoca, pues las extremidades se enfrían antes que el resto. En cambio, si los sacamos a la calle, hemos de tener en cuenta que los cambios bruscos de temperatura no son nada buenos para los bebés de esta edad, por lo que habrá que valorar si vamos a estar en la calle o en lugares cerrados, con el fin de tener a mano las prendas adecuadas para envolverlos; la idea es que se mantenga la temperatura adecuada para ellos.

  Justo antes de salir, es conveniente ponerles un gorrito e incluso manoplas si la temperatura es baja y el bebé tiene edad para ello, además de un buen mono-anorak (que en algunas zonas se denomina “buzo”) con capucha y siempre sin prescindir del cortavientos que supone el protector de lluvia del coche para evitar ese cambio molesto de temperatura corporal. Un momento conflictivo en este sentido es el cambio de pañal, por lo que las aberturas de la entrepierna han de ser cómodas, como las de cuello y hombros, pues podríamos tener que cambiarles hasta el body en caso de reflujo con vómitos.

  Si nos encontramos con el caso contrario, es muy importante disponer de varias prendas (además de la obligada muda) para utilizar lo que popularmente se denomina “la técnica de la alcachofa”, poniendo o quitando capas de ropa a nuestro bebé si la época es de cambios meteorológicos (especialmente en primavera y el comienzo del otoño) o es un momento del día de cambios, especialmente en algunas noches de verano.

 En todo caso, ¿Cómo comprobamos que nuestro bebé tiene la temperatura adecuada? Sin obsesionarnos con este aspecto, evitaremos poner y quitar termómetros a diestro y siniestro, pues con tocar la nuca simplemente observaremos si el niño suda, con lo que habrá que quitarle ropa, o si está fría la nuca, en cuyo caso habrá que abrigarlo más.

2-EN EL BEBÉ ESPECIALMENTE, LA TELA DE CADA PRENDA HA DE SER ADECUADA A LA FUNCIÓN QUE DESEMPEÑA

   A pesar de que el body es una prenda asociada a la ropa interior, por lo que se le concede menos importancia, esto no siempre es así, pues, en general, incluso en verano, es importante el uso del body, por no dejar al descubierto la delicada zona de la tripita ni la parte baja de la espalda, a la vez que permite la libertad de movimientos. Su contacto continuo con la delicada piel del bebé, además, nos ha de inclinar a elegir bodies de algodón, para que dejen transpirar y absorban el sudor sin provocar alergias. Lo mismo ocurre con las polainas y los peleles que están en contacto con su piel y que nunca les han de apretar ni muslos ni brazos.

   El resto de prendas ha de ser amplia y de fácil abertura, evitando botones o imperdibles que puedan desprenderse, cremalleras e incluso incómodas etiquetas que puedan provocar roces. En todos los casos, el lavado ha de hacerse con un jabón especial para prendas delicadas, al menos en los seis primeros meses, así que olvidaos del detergente que soléis usar, pues irritaría su delicada piel.

  ¿Y si la época es más fría? Os preguntaréis… en ese caso la lana y el terciopelo son las mejores telas para superponerse al algodón de las prendas interiores, pues permiten sentir al bebé la suavidad al tacto que necesitan, sin renunciar a la calidez para contrarrestar el frío de estas estaciones. En FORTUNITAS hemos seleccionado el vestidito de talle alto para bebés de más de seis meses, referenciado como 2129VG, de una magnífica relación precio-calidad.

3- EN CAMBIOS DE ESTACIÓN, LO MEJOR ES LA SUPERPOSICIÓN

  En épocas de cambios de estación los conjuntos quedan ideales para bebés de más de seis meses, tanto si son jesusitos para niños y niñas, como conjuntitos con falda, que pueden ser aprovechados en épocas más frías con chaquetitas y capotas a juego; tal es el caso del modelo 1008, de la firma Nekenia, en versión conjunto y jesusito, ideal para lucir al comienzo de la primavera o a finales de otoño, con posibilidad de superponer una rebeca cortita ¿No os parece? El conjunto, además, permite la posibilidad de ir a juego con la hermana del bebé, porque también está en vestido. Para niño hemos seleccionado el conjunto con referencia 0163-23, por la imagen dulce que todavía queremos ver en nuestros bebés, gracias a la camisa con canesú y los bombachos cortos en suave cámel.

  Si para niña, por la época, preferís la manga bajo el codo, tenemos la posibilidad también de cubrir con una rebequita corta y lisa el vestido, a poder ser estampado, para contrastar, como nuestros modelos para bebé, tanto el 0150V, en azul turquesa, como el 2157V, de alegre cuadro escocés y, por supuesto, siempre de talle alto y falda corta de vuelo…así están para comérselas.

 

 Teniendo en cuenta todas estas características, no nos vamos a convertir en mamás o papás 10 (aunque siempre lo seremos a sus ojos de bebé) pero sí podemos ponernos en lugar de esa frágil criatura cuya mirada nos deslumbra, a pesar de que no sea capaz de vernos al nacer, pues no en vano es un trocito de nosotros, pero todavía con la inocencia intacta y merece lo mejor que podamos darle…¿No os parece?

 

 

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código